Los lencas de Honduras

Square

Honduras es un país multiétnico, y los indígenas primitivos llegaron a estas tierras provenientes de Asia a través del Estrecho de Bering durante la glaciación, región ubicada en el círculo ártico e integrada por Siberia y Alaska, según esta teoría este puente llamado «Puente de Beringia» permitió el paso de animales y plantas, así como la migración de los que fueron los primeros pobladores del continente, hace aproximadamente 12 mil años.

Sights the Bering Strait

Existen siete culturas vivas en Honduras: Los garífunas, miskitos, chortís, tolupanes, lencas, tawahkas y pech y todos con costumbres, tradiciones, cultura e historia propia. La población lenca se localiza en los departamentos de La Paz, Intibucá, Lempira, Comayagua, Santa Bárbara, Valle y Francisco Morazán.

Los indios lencas son desdencientes directos de los mayas que decidieron quedarse en su territorio y no seguir el éxodo que acabó con esta civilización. La organización social y política de los lencas estaba definida así; a cada grupo le correspondía un territorio bien distribuido, dividido cada uno en varios señoríos y, a la vez, en varios pueblos. Cada pueblo estaba gobernado por un señor principal, al que ayudaban cuatro tenientes en las tareas de gobierno y era sucedido por su primogénito.

El pueblo comúnmente conocido como lenca era en el momento de la conquista española, el más extendido y «avanzado» de los diferentes pueblos que habitaban la actual república de Honduras, se sabe tan poco sobre los lencas antes de esa era, y solo en documentos hispánicos y de las relaciones que hicieron los obispos llegados a la provincia, como Pedraza y Montejo, es posible delimitar su ubicación y encontrar datos valiosos sobre su organización y modo de vida. Fuera de lo que se podría pensar, los lencas nunca conformaron una nación o país, así que hablar de «soberanía nacional» no es bien dicho y ya que la actual Honduras, como estado independiente no se tenía en mente en esa época no podemos decir que lucharon por la soberanía de esta. Los lencas eran más bien distintos pueblos y a veces guerreaban entre ellos, Care, Potón, Cerquín y Lenca, todos estos publos aislados uno del otro, pero unidos por lazos culturales. No poseyeron grandes centros ceremoniales como la de los aztecas o mayas, pero su ritmo de producción agrícola y otras prácticas culturales como la molienda de maíz cocido con ceniza, el uso de corceletes estofados de algodón, las fiestas religiosas periódicas y ciertas formas de autosacrificio humano, como sacarse las orejas y los órganos sexuales, testimonian la afinidad del pueblo lenca con las culturas mesoamericanas. Las crónicas españolas hablan de guerras cruentas y luchas intestinas entre los indios que habitaban la provincia. También hablan de pactos de paz, llamados Guancascos.

El Guancasco

El Guancasco era una fiesta de encuentro entre dos pueblos que querían hacer un pacto de paz, luego de la conquista y con el sincretismo de la religión con la católica, se celebra el primero de noviembre de cada año, actualmente, un pueblo recibe a otro durante la fiesta patronal. En ese día, las autoridades religiosas llevan en hombros la imagen de su Santo Patrón, acompañados con músicos que tocan el tambor y la flauta y llevan una bandera. Uno de los músicos se disfraza con una máscara de madera llamada «grancejo». El pueblo huésped recibe a los invitados. Al llegar al pueblo, se dirigen a la iglesia, donde saludan a la imagen festejada. Luego los invitados colocan su propia imagen, que se queda durante los días de fiesta.

Celebración del Guancasco en CEDROS DE MEJICAPA, Gracias, Lempira

En la actualidad, solo en el municipio de Yamaranguila del departamento de Intibucá se conserva lo que se conoce como «Auxiliaría de la Vara Alta» la autoridad máxima el alcalde auxiliar, quien es el encargado de custodiar Ias Varas Altas de Moisés y de coordinar los rituales agrarios. El papel de los pobladores es realizar ias actividades que designa el alcalde auxiliar, aunque no tienen un plan de trabajo escrito, se dejan llevar por la tradición; las actividades están relacionadas con Ia preparación de ias celebraciones mencionadas. Las más fuertes instituciones culturales entre los lencas lo constituyen la sobrevivencia de la estructura de gobierno y poder indígena llamada la Vara Alta, que es una especie de consejo donde predominan los ancianos, siendo los que administran los asuntos indígenas, conflictos entre personas, coordinación de actividades rituales, lo mismo que es un órgano de representación ante instituciones de fuera de la comunidad.

La religión

La mayoría de los lencas profesan la religión católica, pero lo hacen a su manera. Ellos la llaman «la antigua religión» Antes de la conquista, los lencas profesaban una religión politeísta y sus dioses estaban organizados jerárquicamente. Los principales eran «Itanipuca, el «dios padre», e «Ilanguipuca», la «diosa madre». Otro dios que adoraban era «Icelaca», que representaba al «dios del tiempo».

Consesrvan la visión animista de la realidad, en los ritos de ofrenda, en el nahualismo (especie de brujo o ser sobrenatural que tiene la capacidad de tomar forma animal) y el chamanismo (hombre que hace predicciones, invoca a los espíritus y practica la curación utilizando poderes ocultos y productos naturales). También hacen sacrificios de animales, llamados «composturas», para agradecer o para pedir perdón a los santos y a los ángeles.

Otras composturas lencas

Las composturas lencas son un agradecimiento ya sea a la tierra, a los ancestros, a Dios y los santos, etc. Las más conocidas son las composturas que giran en torno a la tierra y el ciclo agrícola, existen otras como la compostura del barro. Las composturas que giran en torno al ciclo agrícola y que actualmente se llevan son: la compostura del tamo o de los desperdicios el 25 de abril; la compostura de la tierra el 3 de mayo (nuevamente coincidiendo con el Día de la Cruz, celebración católica) y finalmente el 1 de noviembre se realiza la compostura de la Entrada del maíz común.

El rezador

que es un mediador entre el mundo profano y el mundo sagrado, entre lo divino y lo terrestre, entre lo alto y lo bajo, es el que establece la relación entre estos mundos a través de la acción del ritual pero particularmente a través del lenguaje, (rezos).

El Ultimo Rezador-Trailer – Vimeo

La lengua lenca

Se dice que todos los grupos lencas prehispánicos hablaban la misma lengua, el lenca. Ésta se extinguió a finales del siglo XIX y a principios del XX, en su lugar, los lencas adoptaron el español como lengua materna. La principal causa de esta extinción de la lengua lenca fue en parte por la discriminación que fueron víctimas por parte de la sociedad, en especial cuando los niños lencas a quienes en las escuelas se les prohibía y se les castigaba por usar su lengua materna, y sus padres, para protegerlos, dejaron de enseñársela y en su lugar aprendieron español. Corre el mito que existe un grupo de ancianos que lo habla en secreto entre ellos, pues no se sienten en confianza de hacerlo en público.

Palabras lencas

«catta» olla
«cayu» caballo
«ciri» estrella
«copi copi» mariposa
«emeshi» hombre
«ei» tortilla de maíz
«gotera» cerro alto
«guaz» agua
«hazha» pelo
«lenca» lugar de muchas aguas
«lepazara» jaguar
«mina» madre
«missi» gato
«paba» padre
«pundagüilin» lanza
«raaj» flecha
«siros» pájaro
«shali» huevo
«tashu» abuelo/a
«thau» casa
«tsoo» cabeza
«um» enfermo
«umishu» hijo

La Milpa

Lenca en su milpa, fotografía de «Los lencas, los hijos del copal y la candela»

Milpa significa para los lencas «lo que se siembra encima de la tierra», etimológicamente « (tierra destinada al cultivo de maíz) viene del náhuatl «milli pan» = «sobre la heredad».

elpulso.hn

El relato oral

El relato oral es entre los lencas, por su naturaleza, entretenimiento y diversión. Sin embargo, su función social no se agota en ello. El relato oral sirve a la comunidad indígena para fortalecer y perdurar su cultura; es, por excelencia, la memoria del pueblo. Con los cuentos perdura su tradición, sus creencias, las enseñanzas religiosas y morales. La literatura oral recoge la cultura del indígena lenca, la mezcla de lo indio y lo español, un sincretismo en el que se confunden los elementos prehispánicos con los contemporáneos y son patentes en sus relatos.

Universo lenca

El cusuco y el tacuacín, cuando estaban escarbando, se encontraron por casualidad con las nubes encerradas en unas tinajas de barro, Las rompieron, las liberaron y se apropiaron de ellas. Cuando los ángeles se dieron cuenta, los capturaron y se las quitaron.

El cacalote es el descubridor del maíz. Es un ave que tiene la costumbre de sustraer mazorcas de maíz cuando se está cosechando y se las lleva a las cuevas. Cuando el maíz escasea, las saca para comer.

Los naguales o espíritus protectores. Cada individuo nace con un nagual predestinado y en su vida está íntimamente relacionada con la del animal que es su nagual.

Las chalchiguas era unas piedras verdes talladas (jadeitas) que daban suerte. Los indios las guardaban en unas calabazas.

Los ángeles son un grupo de dioses que traen lluvia, los vientos, la fertilidad de la tierra y los males.

La leyenda de Comizahual

«A principio del siglo XIV, llegó a Honduras una joven blanca a la que los indios llamaron Tlacomizcíhuatl, o Comizahual (mujer puma, porque tenía pelo rubio como ese animal, al que adoraban sus moradores).
Portaba una gran piedra, con tres puntas, y en cada una de ellas estaban esculpidos tres rostros deformes. Decían los habitantes que a Comizahual «la trajo el aire, y que gracias a su piedra vencía en las batallas».
La heroína y semidiosa fundó un vasto imperio. Cuando se sintió vieja, mandó hacer una cama y colocarla con ella en el tejado de su palacio. «y vino un gran relámpago, con truenos y vieron un lindísimo pájaro volando». Desde aquel suceso, hasta la llegada de los españoles, los habitantes celebran ese día.»

Relato lenca: El indito y la indita

Es que había un indito que se enamoraba de la indita. Entonces llegaba a enamorarla, y la indita le decía:
—No te lo quiero tu amor
—Quiere mi amor —le decía el indito.
—No te lo quiero tu amor —contestaba ella bien enojada.
Pues bien, entonces se fue el indito, no agusto, vedá’.
Entonces le llevó unos cortos de color colorado.
—Pues allá con Dios vo’a llegar. A ver si me quiere mi amor. Aquí traigo este corte de color coloreado, para que hagás tu vestido, y tal vez así me quieres mi amor.
—No te lo quiero tu amor —le decía la indita.
Bueno, entonce se fue el indito, desalentado, vedá’, sin esperanza.
Entonces volvió volvió a llegar montado en un caballo color de atol dulce, caballo bayo, vedá’.
—Aquí vengo —le dijo el indito— con mi caballo, montado, color atol dulce, a ver si así me quieres mi amor.
—No te lo quiero tu amor —le decía la indita.
Entonces se fue el indito afligido.
—¡Cómo hiciera para convencer a mi amor!
Entonces se fue, agarró el fusil, dejó el caballo y se fue sofocado porque estaba enamorado. Entonces fue al campo y tiró un venado, se lo terció al lomo y se fue donde la indita, y ahí sí, ya con el venado le dijo:
—Aquí vengo, a ver si me quiere mi amor, hoy te lo traigo un venado tirado, a ver si así me quieres mi amor.
—Ah, hoy si me lo convenciste mi amor, hoy si te lo quiero tu amor —le dijo.

Fuentes consultadas:
«Literatura oral lenca» de Hector M. Leyva
«Los Hijos del Copal y La Candela» de Anne Chapman
«Auxiliaría de la Vara Alta de Moisés» por Victor Ismael Irias en blogspot
«¿Qué celebran las comunidades lencas del municipio de Yamaranguila el 1 y 2 de noviembre?» por Rebeca Becerra
«Estrecho de Bering» Wikipedia